La asimetría facial es una alteración presentada cuando el paciente no tiene armonía en ambos lados de la cara, es decir, un lado del rostro está descompensado cuando lo vemos de frente. Esta condición cuando se presenta levemente no es patológica y, en muchas ocasiones, es imperceptible, por lo que se considera normal porque, finalmente, ningún ser humano es perfecto.

La estética facial es subjetiva y depende enteramente de cada persona. La aceptación de esta malformación depende de la asimetría, su región y la percepción que el paciente tenga sobre esta. Es debido a esto que no todos los pacientes que la padecen son candidatos a una cirugía de asimetría facial, sino aquellos que tengan una asimetría evidente y que afecte su entorno profesional o social o que pueda perturbarles.

El tercio inferior del rostro es el lugar donde comúnmente se presentan las asimetrías faciales, lo que comprende la mandíbula y el mentón. El maxilar tiene, por lo regular, un papel secundario en la asimetría por la fijación de este hueso a la base craneal.

La asimetría facial tiene distintas causas como las genéticas donde es parte de un rasgo familiar, causas relacionadas al crecimiento y por supuesto causas adquiridas como golpes o traumatismos, entre otros. Es importante que sepas que una asimetría repentina puede ser indicativo de derrame cerebral o de trastornos como la parálisis de Bell.

Es posible que aquellas personas que padecen de una asimetría de este tipo también tengan problemas de maloclusión dental y desviación de la línea media.

Acuda a Maxilofacial donde podemos realizar una cirugía de asimetría facial adecuada para su caso específico.